Viajar es imprescindible y la sed de viaje, un síntoma neto de inteligencia.